ITINERARIO

Desde España y a través de internet organizamos el itinerario de la primera parte del viaje, teniendo en cuenta que viajamos con un niño de un año, lo cual nos hace ser más previsores y nos condiciona el alojamiento. Una vez allí organizamos el resto del viaje haciendo las reservas de alojamientos y demás fundamentalmente a través de internet.

ITINERARIO:

Día 1: Llegada al aeropuerto de Gardemoen y translado con autobús a la ciudad. Alojamiento.

Día 2: Visita a Oslo.

Día 3: Vuelo Oslo – Honningsvag. LLegada a primera hora de la mañana. Translado en taxi a la Gasolinera Shell para recoger el coche de alquiler. Alojamiento en camping. Por la noche visita del Nordkapp Park para ver el sol de medianoche. 4: Recorrido por los pueblos de la Isla Mageroya.

Día 5: Viaje en coche desde Honningsvag a Karasjok, la capital del pueblo Sapmi. Visita del pueblo y alojamiento en cabañas situadas en una granja de perros husky.

Día 6: Visita al parlamento Sapmi y a la ciudad de Kautokeino.

Día 7: Regreso en coche a Honningsvag por la misma ruta.

Día 8: Tomamos el Hurtigruten, expreso de la costa, con dirección a las Islas Lofoten. Noche en el barco.

Día 9: LLegada por la tarde a Svolvaer, capital de las islas Lofoten. Alojamiento.

Día 10: Visita de Svolvaer. Viaje en bus de linea regular de Svolvaer a Sakrisoy. Alojamiento en cabaña de pescadores (rorbuer).

Día 11: Recorrido en bici desde Reine a A.

Día 12: Autobús a Moskenes para tomar el ferry que nos llevará a Bodo. Visita de Bodo por la tarde. Tren Bodo-Trondheim con noche en el tren.

Día 13: LLegada al aeropuerto de Trondheim temprano donde recogemos un coche de alquiler para continuar el resto del viaje. Trondheim-Andalsnes por carretera pasando por Dombás . Alojamiento en el camping.

Día 14: Recorrido para visitar la Carretera del Atlántico.

Día 15: Desde Andalsnes cogemos la Trollstigen hasta Valldal. Tomamos aquí un ferry y recorremos el Geirangerfjorden hasta Geiranger. Seguimos ruta desde Geiranger a Flam cruzando el Parque Nacional de Jostedalsbreen. Alojamiento en camping.

Día 16: Visita al Glaciar Briksdalbreen . LLegada a Gudvanger y alojamiento.

Día 17: Tomamos el ferry para recorrer una parte del Sognefjorden, el Naeroyfjorden, desde Gudvanger hasta Kaupanger. Aqui visitamos la iglesia. Regreso a Flam  la carretera Aurlandsvegen, evitando el tunel de 25km. Alojamiento en Flam.

Día 18: Día de descanso en Flam.

Día 19:  Translado en coche de Flam a Voss. Alojamiento en Voss. Día en Bergen para visitar Bryggen Warehouses, mercado de pescado, etc..

Día 20: Visita de la región de Voss.

Día 21: Viaje en coche de Voss a Oslo. Alojamiento en un Hotel del aeropuerto de Gardemoen.

Día 22: Regreso Oslo-Frankfurd-Barcelona-Vigo.

Anuncios

Bergen

Bergen
Hoy dejamos la naturaleza para visitar Bergen. Nosotros le dimos un día por problemas de agenda (se nos terminaban las vacaciones) pero puede que se merezca dos, expecialmente si visitas algún museo, el acuario, etc.

El sol tubo a bien acompañarnos y nos dejó ver una ciudad bulliciosa.

Empezamos paseando por la Torgalmenninger, una amplia calle peatonal que los artistas callejeros usaban de escenario. Músicos, equilibristas, estatuas humanas, amenizan nuestro paseo y nos introducen en la ciudad.
Nuestra proxima parada el mercado de pescado Torget. Está situado en los muelles del puerto bajo una estructura de toldos. Son unos puestos de venta de pescado principalmente pensado para su consumo en unas mesas que tienen al lado. Ellos te lo preparan, tienen bebidas, pan, … No es un mercado de pescaderías a los que estamos acostumbrados, aunque puedes comprar pescado fresco, es un mercado muy orientado al turismo. El turista es el que llena las mesas y los dependientes son de varios paises para poder atenderte en tu idioma. Aún con todo merece la pena comerse una brocheta a la orilla del mar.
Mercado de pescado de Torget
La ultima visita fué Bryggen Warehouses, centro antiguo construido en madera donde solo una pequeña parte es original, el resto fué recontruido despues de los diferentes incendios. Aunque actualmente son galerias y restaurantes, conserva algo especial, que apetece pasearla.
Terminamos el día mojándonos. Al atardecer las nubes corrieron a cubrir el cielo al ver que estabamos despistados y no habiamos cogido el chuvasquero 😉
Bryggen Warehouses

Sognefjorden.

Fiordo Sognefjorden
En Gudvangen cogemos un ferri que nos lleva hasta Kaupanger en un trayecto relajante que dura unas 2 horas y media, en el que se recorren los brazos de este fiordo que se caracterizan por que son más estrechos y están flanqueados por montañas de más de 1000 metros de altura. Las aguas, como siempre, son como un espejo.
En Kaupanger hay una iglesia del siglo XII y a su alrededor el mismo cementerio que nos encontramos en todos los rincones de Noruega que hemos visitado.
Entre Laerdalsoyri y Flam hay en la actualidad un tunel de 24.5 Km de largo, pero es interesante recorrer la antigua carretera, la Snovegen , que asciende hasta lo alto de la montaña para volver a bajar después ofreciendo a su paso zonas de bosque y alta montaña inhóspitos y solitarios. Justo antes de bajar a Aurland hay un mirador desde el que se puede ver la impresionante imagen del fiordo que antes hemos navegsdo, desde arriba.
Gudvangen y Flam son dos pequeños pueblos situados en el extremo final de sendos brazos de Sognefjorden, formados en su mayoría por alojamientos turísticos, restaurantes y tiendas de souvenirs. Es lo más turístico que nos habiamos encontrado hasta ahora y durante el día son invadidos periódicamente por autobuses, ferris y cruceros de turistas. Sin embargo tienen un encanto muy especial y, sobretodo cuando cae la tarde transmiten una tranquilidad que invita a no moverse de allí.
Flam

Los glaciares

Glaciar Briksdalbreen
Dejamos el Norfjord y nos dirigimos hacia Flam para explorar el otro fiordo emblemático, el Sognefjorden. Pero, en esta parte del pais los desplazamientos entre dos puntos aparentemente cercanos son muy largos así que atravesamos el Parque Nacional de Jostedalsbreen y nos alojamos en uno de los campings con cabañas de madera que hay a lo largo de la carretera. El camino ofrece de nuevo paisajes espectaculares.
En Loen visitamos el glaciar Briksdalbreen al que se accede en coche tras 14 Km de carretera secundaria al borde de un río. La última parte del trayecto se hace andando por un sendero llano y se llega hasta los pies del glaciar. De frente la lengua de hielo con una cascada lateral y a ambos lados las montañas de piedra surcadas por cascadas con un impresionante caudal de agua que originan un río que desciende a toda velocidad . Desde aquí se puede caminar, no muy lejos, hasta cerca la misma lengua del glaciar. Todo sin miradores, sin souvenirs, sin casi gente…

Empezamos con los fiordos

Fiordo de Geiranger
Desde las Lofoten cruzamos en ferry a Bodo donde cogimos un tren nocturno (nocturno por el horario, solo hubo 3 horas de noche) a Trondheim. Desde aqui un coche de alquiler nos acompañará el resto del vieje.
Nuestro destino, Andalsnes, desde donde realizaremos las distintas visitas.
Atlantic road
La primera fué la carretera del Océano Atlantico (Atlanterhavsvelen).Una carretera que circula al borde del Atlantico donde los ocho kilometros entre Vevang y Averoya va saltando de isla en isla, uniendo 17 islas.
La segunda fué la Trollstigen, una carretera de montaña que iniciamos desde Andalsnes, donde empieza una empinada y estrecha carretera con fuertes curvas y bonito paisaje, con un paso muy cercano a una cascada. Después de la empinada subida tienes un mirador donde disfrutar del trabajo realizado (si las nuves lo permiten). La carretera no termina aquí, continua descubriendonos un bello paisaje.
La tercera fué un ferry entre Valldal y Geiranger, recorriendo un rama del fiordo de Geiranger que destaca por sus cascadas y por las estrecheces de algunas de sus zonas. El trayecto de unas tres horas merece la pena. Este es nuestro primer contacto con los fiordos. Las dimensiones que imaginas se hacen pequeñas. Grandes paredes verticales, aguas profundas, cientos de kilometro a la costa marcan la diferencia.
Cascada en el fiordo Geiranger
Necesitamos dos dias para realizar estas visitas. Las carreteras y la orografía hacen que los recorridos sean largos en Km pero sobretodo en tiempo.

Islas Lofoten

Islas Lofoten
Llegamos a Svolvaer, la capital de las Lofoten, en el Hurtingruten. Svolvaer es un pequeño nucleo de población con terrazas, restaurantes de comida rápida y tambien bancos, supermercados, etc.
Las diferentes islas están todas unidas por puentes y por una única carretera que recorre varias veces al día un autobús de línea regular, entrando en todos y cada uno de los pueblos. El trayecto desde Svolvaer a A, el último, es espectacular,en sus 129 Km se puede ver una diversidad de paisajes e incluso de climas increible.
Mosquenesoya es una Isla muy tranquila en la que los alojamientos turísticos formados por antiguas casas de pescadores (rorbuer), están perfectamente integrados en la vida cotidiana de los pequeños pueblos, que en esta época del año se dedican a la manipulación del pescado seco. En Sakrisoy hay una pequeña tienda de productos locales, entre ellos pescado fresco y ahumado donde se puede encontrar incluso ballena.
Las Islas Lofoten son un paraiso con innumerables rincones, de las que uno no se iría nunca.

En barco a las Lofoten

Hurtigruten
Salimos de madrugada desde Honningsvag a nuestro proximo destino, las islas Lofoten. Para este desplazamiento vamos a utilizar un barco de linea regular que recorre toda la costa noruega, el Hurtigruten. Es un desplazamiento tranquilo. La mayor parte de su recorrido discurre entre la infinidad de islas y el continente, donde el mar está como un plato.
El trayecto dura día y medio. En ese tiempo puedes ir disfrutando del bonito paisaje que aparece a tu paso. En nuestro trayecto el ultimo medio día fué la guinda del pastel. Canales estrechos de paredes escarpadas, casas solitarias al alcance de la mano, cascadas. Te pasas el tiempo entre el mirador panoramico y la cubierta del barco.
Canal en Lofoten
La posilidad de desenbarcar en los puertos donde atraca, que suelen estar bastante centricos, es un atractivo mas del barco. Gracias a ello y al sol de medianoche (llegamos a las 23h.) pudimos ver Tromso donde estubo mas de dos horas.
El “no va más” sería ver el sol de medianoche desde el barco, si no te lo impide algun monte 😉
Sol de medianoche
Este trayecto fué un descanso en el viaje a la vez que interesante.
Tambien debo decir que para mí fué suficiente. Más tiempo en el barco se me empezaría a hacer pesado.