Empezamos con los fiordos

Fiordo de Geiranger
Desde las Lofoten cruzamos en ferry a Bodo donde cogimos un tren nocturno (nocturno por el horario, solo hubo 3 horas de noche) a Trondheim. Desde aqui un coche de alquiler nos acompañará el resto del vieje.
Nuestro destino, Andalsnes, desde donde realizaremos las distintas visitas.
Atlantic road
La primera fué la carretera del Océano Atlantico (Atlanterhavsvelen).Una carretera que circula al borde del Atlantico donde los ocho kilometros entre Vevang y Averoya va saltando de isla en isla, uniendo 17 islas.
La segunda fué la Trollstigen, una carretera de montaña que iniciamos desde Andalsnes, donde empieza una empinada y estrecha carretera con fuertes curvas y bonito paisaje, con un paso muy cercano a una cascada. Después de la empinada subida tienes un mirador donde disfrutar del trabajo realizado (si las nuves lo permiten). La carretera no termina aquí, continua descubriendonos un bello paisaje.
La tercera fué un ferry entre Valldal y Geiranger, recorriendo un rama del fiordo de Geiranger que destaca por sus cascadas y por las estrecheces de algunas de sus zonas. El trayecto de unas tres horas merece la pena. Este es nuestro primer contacto con los fiordos. Las dimensiones que imaginas se hacen pequeñas. Grandes paredes verticales, aguas profundas, cientos de kilometro a la costa marcan la diferencia.
Cascada en el fiordo Geiranger
Necesitamos dos dias para realizar estas visitas. Las carreteras y la orografía hacen que los recorridos sean largos en Km pero sobretodo en tiempo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s